miércoles, 26 de noviembre de 2014

Esperanza


                                                Si las imágenes pudieran leerse





                              La luz pinta de verde el manto natural del agua remansada. Las ranas, en su croar lastimero, corren a cobijarse entre juncos y nenúfares.

                  Desde la orilla escucho sus cantos. Sostengo mi diario en el regazo y, mientras cae la tarde, te busco en los renglones del pasado. Entonces, el tiempo parece detenerse a escuchar el murmullo del agua. Se inicia la lucha inerte de la materia por inmortalizar la paz de la marisma. Es el instante que espero para apresar un retazo de esa paz. Una paz tierna y liberadora que me ayude a soportar la humedad de mis murallas.


                                                                                                                                   Mar Lana