lunes, 17 de febrero de 2014

Museo de cera (Microrrelato)


                                                         Museo de cera


                     Cuando lo vi me situé frente a él y el terror volvió como un puñal traicionero escupido por unos ojos vidriosos que me taladraban. Mi corazón se aceleró. Sentí cómo los recuerdos mordían mi estómago; un líquido tibio resbaló por mis piernas hasta que me derrumbé ahogada por el mismo sentimiento de desamparo que me atenazaba durante aquellos años tras las alambradas. Murmuré con rabia “¡Heil Hitler! “ y alcé la mano con una cerilla encendida.


                                                                                 Mar Lana