sábado, 26 de abril de 2014

S.O.S. (microrrelato)






                                                           S.O.S.

                     Las palabras convocaron a las letras a una reunión de urgencia para notificarles las nuevas medidas de ajuste. Era necesario ahorrar tiempo y espacio. Fueron presentando sus argumentos una tras otra. El monosílabo QUE alegó que no podía mantener a la U y la E por más tiempo y las despidió sin indemnización. Las demás palabras arrinconaron a los acentos y marginaron las vocales. Al final de la reunión, irrumpieron los signos matemáticos con voces destempladas y en su glotonería financiera, se merendaron algunos vocablos haciendo valer su fuerza. Las letras, enfurecidas, se declararon en huelga. Sólo los puntos y las rayas se mantuvieron al margen. Era el comienzo de la Era del Morse.


                                                                                          Mar Lana

24 comentarios:

  1. Tienes facilidad para llevarnos a donde quieras. Y contigo la sorpresa está garantizada. Bonito.

    ResponderEliminar
  2. Gracias compañeros, Mariló y Daniel. Me alegra que os haya gustado.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno, Mar, me pareció muy original.
    Incluso las palabras deberán atenerse a un ajuste. Aunque ya se las está abreviando y cada vez más deformando en mensajes de texto y en ciertas redes...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Sí, Mirella, es una aberración lo que se hace al escribir en los móviles. Muy agradecida por tu comentario.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Domingo a la mañana, disfrutando de la lectura de tus letras. Gracias por compartir

    ResponderEliminar
  6. Es genial!!! Tus pensamientos respecto a ese fenómeno se acumulan a los míos. Ana María Moix hizo una reflexión en este sentido del cual te transcribo un fragmento:
    ""Lo primero, no saber leer, sería un problema subsanable; lo segundo, que lean y no entiendan lo que leen, es un problema impensable hasta ahora para una mente lógica y para el que, por el momento, nadie tiene solución. Se trata de un sector de la población para cuyos integrantes los franceses acuñaron hace ya años, en cuanto detectaron el problema-no es un problema sólo español-, la calificación de iletrados, distinguiéndola de los analfabetos. Es decir, no estamos hablando de analfabetos, sino de iletrados, de individuos que saben leer pero que no comprenden lo que leen..." (Manifiesto personal)
    Qué hemos hecho mal?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Acabo de aterrizar por tus palabras y creo que tenemos en común la brevedad de los relatos. Me ha encantado el ingenio de este micro sobre una realidad cada vez más candente.

    ResponderEliminar
  8. Gracias por tu visita, Pato Furlong. Me alegra que te haya gustado. Abrazos.

    ResponderEliminar
  9. Marybel, muy interesante el fragmento de María Moix. Igual hay que plantearse formas de enseñar diferentes para la gente con problemas. Me alegra coincidir contigo. Muchos besos.

    ResponderEliminar
  10. Muchas gracias, Pilar, por tu comentario. Me alegra nuestro encuentro. Nos seguimos leyendo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Me gustó. Espero que se quede en mera ficción y los ajustes no lleguen a las palabras. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Yo también espero lo mismo, María José, muchas gracias. Besos.

    ResponderEliminar
  13. Una fantasía que se está haciendo realidad. Un relato muy original.

    ResponderEliminar
  14. Muchas gracias, Josep. Me alegra tu visita. Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Muy agradecida por tu comentario, Gildardo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Muy bonito Mar, eres una artista. Besitos

    ResponderEliminar
  17. Placer en conocerte.
    Este "recorte" se está llevando a cabo, soy optimista en este sentido y confío que no se cumpla más que en esas redes sociales durante el tiempo en que maduren los que se comen y atragantan acortando por pereza o "falta de tiempo"...la palabra escrita.

    Besos muchos, ♥

    tRamos

    ResponderEliminar
  18. El placer el mío por tu visita y por tu comentario, Tramos Romero. Yo espero como tú que la gente disfrute de las palabras sin achicarlas. Te quedo muy agradecida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. ¡Me encantó este microrrelato! Claro, la era del Morse, por apresurarnos retrocedemos. Te seguiré leyendo María del Mar :)

    ResponderEliminar
  20. Muchas gracias, Ines. Nos iremos leyendo como bien dices.
    Besos.

    ResponderEliminar