martes, 11 de marzo de 2014

Réquiem



                                                                Réquiem


          Sintió que flotaba sobre sí mismo sin saber qué pasaba. Una fuerza irresistible le succionaba hacia un resplandor cercado de negro. Durante el recorrido le invadió una alegría desconocida al distinguir entre las sombras a viejos amigos casi olvidados, a familiares, pero la luz perdió brillo y se apagó; el silencio lo envolvió todo. No supo dónde se encontraba hasta que oyó las notas de un órgano y los cánticos chirriantes de unas viejas. Cuando la música cesó en la Iglesia, sólo se oían los golpes desesperados de sus puños contra la madera, dentro del ataúd.




                                                                                             Mar Lana