domingo, 22 de junio de 2014

Ardiente frialdad



                                                    Ardiente frialdad

Porque estaba cerca vio cómo él miraba la foto. En ella, un hombre con la cara contraída y los labios apretados sostenía un niño ensangrentado en los brazos. Alrededor se distinguían cuerpos dislocados esparcidos por la acera y, sobre el fondo, el esqueleto de lo que antes fuera un autobús rodeado de humo negro.

—¿Qué ha sucedido? —preguntó entonces a su esposo absorto en el periódico.

—Nada. Lo importante es que hoy hay fútbol; he quedado con los amigos y no vendré a cenar.


                                                                                                                                                                                           Mar Lana