domingo, 6 de julio de 2014

DIFÍCIL DESPERTAR


                                                          Difícil despertar


   
         A través de los párpados que se mantenían cerrados contra mi voluntad, cosidos por un calor sofocante que había sellado sus bordes, supe que la luz era intensa.  No podía moverme aunque sentía que me balanceaba en el aire como si estuviera en aquel columpio de mi niñez. Un delirio de días arrinconaba los recuerdos y la pérdida de esperanza y fe empezaba a doler menos al ser barrida por la resaca de vacíos de mi mente. A intervalos, unos ecos lejanos se hicieron presentes y la espuma del agua hirvió sobre mi piel alcanzando con su sal mi boca. Entonces recordé que me encontraba en una barca que seguía su viaje sin rumbo.


                                                                                                             Mar Lana

22 comentarios:

  1. Sin esperanza y sin fe, ¿puede haber algo más triste? Precioso como siempre.
    Marga

    ResponderEliminar
  2. Este texto recorre el difícil camino entre el microrrelato y la prosa poética. No sabría decantarme, pero si se me obliga, lo haría por la prosa poética.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Nel, muy agradecida por tu visita y tu comentario. Creo que la prosa poética utiliza un lenguaje más elaborado que el que hay en el texto aunque sí es posible que predominen más las imágenes que la acción.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Hola, encantada de conocerte, María del Mar. Venía a agradecer tu precioso comentario en mi poema, pero al comprobar que también cultivas la escritura, me detuve a leer tu microrrelato, y la verdad es que me ha gustado mucho. Narras muy bien lo que podrías sentir como náufraga navegando en una barca a la deriva. Además, lo expresas de una forma muy poética.

    Saludos y muy feliz inicio de semana.

    ResponderEliminar
  5. El placer es mío, Maite. Muy agradecida por tu visita. Me alegro de que te haya gustado. Nos seguiremos leyendo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Oh... Lo has contado precioso y preciso, Lana. Muy plástico, lo he sentido. Felicidades.

    ResponderEliminar
  7. Luis, muchas gracias por echarme un capote, me pone contenta saber que te ha gustado. No sabía que viajabas por mi zona. A lo mejor nos conocemos un día.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Eres un encanto, Frida. Muchas gracias por tu comentario compañera.
    Besos mil.

    ResponderEliminar
  9. he intentado imaginar otro relato posible… a ver que te parece el enfoque que le doy a tu relato.Me despertó la luz.

    Mis párpados cerrados por costumbre y ansiosos de un colirio de razones se negaban a abrirse.
    Inmóvil para ahorrarme sudores, soñaba en un columpio de mi infancia meciendo los recuerdos.
    Un enjambre de días y de palabras aguijoneaban mi mente… a intervalos me llegaba a los labios el sabor de una lágrima salada como el mar.
    ¡El mar!... inmóvil en la cama tuve el presentimiento que navegaba solo en los mares de mi alma y que mi barca, sin timón y sin remos navegaba sin rumbo.

    ResponderEliminar
  10. Lo haces muy bien Martín. Me alegra que mi texto te sirva de inspiración. Gracias por tu visita.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Hola, soy Mayte, me he puesto de seguidora de tu blog también con esta cuenta, que es la que uso para publicar en comunidades. Besos y feliz noche, María del Mar.

    ResponderEliminar
  12. Un final inesperado a pesar de la foto. Muy buena la descripción de lo que sufría su cuerpo, en pocas palabras. ¡Buen micro!

    ResponderEliminar
  13. Muchas gracias, Federico, por tu visita y por tu comentario. No seguimos leyendo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. ¡Muchas veces nos sentimos a la deriva y parece imposible encontrar tierra firme, pero es en esos momentos donde nos detenemos a pensar por un segundo y descubrimos que en las pequeñas cosas podemos encontrar la Felicidad!! ¡¡Una poesía bastante profunda!!! ¡¡Te mando un Fuerte Abrazo!!

    ResponderEliminar
  15. Leonardo, muy agradecida por tu comentario. Tienes razón en que hay que amarrarse a las pequeñas cosas que nos rodean y saber encontrar en ellas la felicidad para no zozobrar. Pero, a veces, la vida da zarpazos que nos deja tirados en la lona del ring.
    Un abrazo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. El anónimo de antes soy yo Lana, probando a publicar en los blogs,
    Pero el comentario va en serio.
    Está genial. Hacía tiempo que no te leía, pero este micro es precioso.

    ResponderEliminar
  17. Me alegra tu visita, Kristin. Muchas gracias compañera.
    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Me ha gustado mucho el lenguaje que has empleado. Algunas imágenes son muy logradas. Un micro de lo más lírico. Un saludo, María del Mar.

    ResponderEliminar
  19. Me alegra mucho que te haya gustado. Compartimos gustos por los textos cortos. Te quedo muy agradecida, Sandra.
    Besos.

    ResponderEliminar