sábado, 26 de julio de 2014

La nueva vecina



                                                              
                                                         La nueva vecina
                                                         


El día que coincidí con mi vecina en el portal, ella venía con andares de equilibrista, subida a unos zapatos acharolados de plataforma y tacón de aguja. A dos pasos de mí, bajó la cremallera de su cazadora con una amplia sonrisa. Aquel escote me atragantó el saludo y escenas eróticas inalcanzables pasaron por mi cabeza como en una moviola.

El domingo llamé a su puerta para invitarla a salir. Cuando mi vecina abrió, señalando la cómoda dijo:

—Son cien euros.
Déjalos ahí y pasa; no tengo todo el día. 

                              
                                                                          Mar Lana